Fast and Furious 5 (Fast Five)

Lo que son las cosas, ayer lamentaba una cuarta parte y hoy bendigo una quinta. Si entras a ver una película de acción, lo normal es que no pretendas salir de la sala con una profunda reflexión de la naturaleza del ser humano o un sesudo ensayo, filmado con maestría y pulcritud, sobre los temas que impulsan el universo. Tan solo quieres pasártelo bien mientras cuatro bestias de gimnasio se lían a mamporros, explotan varios coches y culminan con una escena imposible que desborda adrenalina al ritmo de un soniquete pegadizo. ‘Fast and Furious 5’ es, sorprendentemente, un ejemplo magnífico de una gran película de acción.

Siguiendo la estela de los grandes clásicos del género de los 80 y 90 (movimiento liderado por Schwarzenegger, Stallone y compañía), Justin Lin firma -a la quinta iba la vencida- un filme redondo. Toretto (Vin Diesel) y O´Conner (Paul Walker) han entrado en la lista de los delincuentes más buscados de los EE.UU. Tras una espectacular fuga, ambos dirigen sus pasos a Río de Janeiro, donde organizarán el mayor ‘trabajo’ de sus carreras: robar cien millones de dólares. Para eso tendrán que reunir a un equipo experto: todos los secundarios del resto de entregas de la saga.

La película, una suerte de ‘Ocean´s Eleven’ repleta de coches de primera línea, regala escenas de acción míticas. Y, pese a que no sea la más espectacular, sé que los amantes del género degustarán con pasión la tremenda pelea entre Vin Diesel y Dwayne ‘La Roca’ Johnson -que interpreta al líder de una unidad especial de caza de delincuentes del FBI-. La absurda comparación de cualquiera de sus brazos con el tamaño de una cabeza desproporcionada y su acercamiento más al Juggernaut de los Xmen que a un ser humano corriente, les encantará. Para los amantes del motor, no pierdan pista del final… menuda destrucción más bien construida.

Si buscan una película de acción que les mantenga pegados a la butaca durante dos horas, ‘Fast Five’ (título original) es su elección. En serio, sé que es difícil de aceptar, pero es tan divertida como demoledora. Incluso a mí, que el reggeton me parece una aberración cultural, me cayó en gracia cuando al final suena la ‘Danza Kuduro’ de Don Omar (uno de los protagonistas de la cinta, por cierto).

  • RASH

    A mi me miran como a un loco cada vez que digo que me lo pasé en grande viendola, pero insisto, divertidisima.
    Si es que se han tomado hasta la molestia de reconectar con la saga a la tercera parte con una filigrana cronólogica.
    La secuencia de detrás de los títulos de crédito, imprescindible.