Serenity, cowboys del espacio

Antes -mucho antes- de que ‘Cowboys and Aliens’ llegara a ser un guion de Hollywood, existió una serie de televisión que conquistó, sin remedio, a todos sus espectadores: ‘Firefly’ (Joss Whedon, 2003), una mezcla de ‘Star Wars’ y ‘Grupo Salvaje’ en la que una tripulación de rebeldes armados con revólveres y vestidos con sombreros y chalecos del viejo oeste surcaban el espacio como contrabandistas a bordo de la legendaria nave ‘Serenity’.

Y sí, nos conquistó a todos los que la vimos. El problema es que no éramos muchos y la dictadura de la televisión ordenó su ejecución. La muerte prematura de la serie de Whedon no impidió que sus fans -fervientes movilizadores de masas y creadores de opinión- crearan su propia rebelión: lanzaron una campaña de recogida de firmas para que ‘Firefly’ volviera a emitirse. Fue tal el éxito del boca a boca, que la productora decidió que no se podía desperdiciar el impulso que había nacido del propio público y dieron a Whedon otra oportunidad. Pero no en la televisión, en el cine.

La película se estrenó en 2005 con el título de ‘Serenity’. El director escondió un sentido mensaje de agradecimiento a los fans que habían conseguido que sus personajes salieran del triste olvido: “No puedes parar la señal”, frase que pronunciaba un gurú de las comunicaciones al esquivar, con habilidad, la censura creada por el terrible gobierno galáctico.

Puede que muchos vean en Harrison Ford y Daniel Craig el paradigma del actor carismático. Sin embargo, Nathan Fillion, un famoso de segunda fila (ahora empieza a ganar adeptos con ‘Castle’), dotó a Malcom, protagonista de ‘Serenity’, de un poderío absolutamente envidiable. Un héroe a la altura del Han Solo que lo inspira.

Así que, ¿vaqueros y alienígenas? No es mala mezcla. De hecho, antes -mucho antes- de que ‘Firefly’ llegara a ser un guion de Hollywood, exisitó una serie de televisión que conquistó a una generación fantástica: ‘Galaxy Rangers’, ¿los recuerdan?

  • Carlos Pascual

    Firefly ha sido la injusticia más grande que ha habido en la historia de la televisión, nos quedamos sin lo que pudo haber sido una serie mítica.

  • Pingback: Fringe, la película | Salto de Eje()