La precuela de Jobs

El discurso de Steve Jobs en Standford, en el verano de 2005, es, sin serlo, la mejor precuela de ‘Jobs’ (Joshua Michael Stern). Ocho años más tarde, su ‘Stay Hungry’ sigue emocionando por su terrible actualidad. Y puede que la pieza audiovisual no sea un referente cinematográfico, pero la interpretación, la voz y el compromiso en la voz del padre de Apple conforman una película inolvidable.

«Si vives cada día como si fuera el último, algún día tendrás razón». La frase la pronunció en uno de los discursos más bellos e inesperados que se recuerdan, mezclando su vida, su trabajo y una palabra que siempre ha estado asociada a Steve Jobs: vocación. Los 14 minutos del vídeo siguen siendo imprescindibles. Han pasado seis años y, sin embargo, ningún día tuvo más sentido aquella frase de «sigue hambriento, sigue alocado».

Las tres historias de Steve Jobs hablaban sobre «conectar puntos». Primero, desde su propio nacimiento y el origen de esa chispa que le llevó a crear Apple con 20 años. Después, con «el amor y la pasión» por su trabajo, algo que hizo que se recompusiera ante la adversidad y fundara algo tan mágico como ‘Pixar’, la creadora de la primera película de animación por ordenador, ‘Toy Story’. Y, por último, precisamente, sobre la muerte: «Recordar que voy a morir pronto es la herramienta más importante de la vida».

Steve Jobs se repetía: «Si hoy fuera el último día de mi vida, ¿haría lo que voy a hacer? No hay razón para no seguir… Nadie quiere morir, incluso los que saben que van a ir al cielo. Pero hay que renovar, lo nuevo sustituye a lo viejo y así debe ser».

«A veces la vida te golpea con un ladrillo. No perdáis la fe. Estoy convencido de que la única cosa que me ha mantenido en pie ha sido amar lo que hago. Tenéis que encontrar lo que amáis. Vuestro trabajo es una parte muy importante en la vida, y la única forma de queda satisfechos es creer que estáis haciendo algo grande. Amad lo que hacéis».

Steve Jobs, 1955-2011

  • DIEGO

    ¿Qué es eso de “precuela”?
    prólogo.
    (Del gr. πρόλογος).
    1. m. En un libro de cualquier clase, escrito antepuesto al cuerpo de la obra.
    2. m. Aquello que sirve como de exordio o principio para ejecutar una cosa.
    3. m. Primera parte de algunas obras dramáticas y novelas, desligada en cierto modo de las posteriores, y en la cual se representa una acción de que es consecuencia la principal, que se desarrolla después.
    4. m. Discurso que en el teatro griego y latino, y también en el antiguo de pueblos modernos, solía preceder al poema dramático, y se recitaba ante el público.

    Prólogo, por favor, prólogo.

    • JeCabrero

      Jejeje, pues la cosa es que esa fue la primera opción. Luego, por aquello de darle el sentido de ‘película’ previa, opté por llamarlo ‘precuela’, que parece que el término vende más y está de moda 😛 (sí, soy una víctima de las modas). Sea como sea, tienes razón, la palabra correcta era prólogo. ¡Gracias!

    • Unoquepasa

      Considero que el lenguaje no es una herramienta estática, evoluciona, siempre lo hace. Se crean vocablos nuevos, unos con mejor y otros con peor fortuna, pero es así. Quizás hoy el término no esté reconocido por la RAE, pero eso no significa que precisamente por el uso no acabe reconociéndose de forma oficial. Quizás no en este caso de la entrada, que no trata de una película sino de un discurso que efectivamente podría ser el prólogo de la película que nos ocupa; pero sí en el de películas con argumento anterior al de películas rodadas previamente, dentro del arco temporal de la historia. Y precisaemnte por la propia definición: por tener cuerpo propio. Ejemplo: la última película de la cosa, que acontece, pese a ser posterior, anteriormente a lo narrado en la película de Carpenter. A fin de cuentas, el término secuela sí existe, que es lo que va a ser Star Wars episodio VII, pero para los episodios I a III, se emplea ya por costumbre, por uso común, que es algo que precisamente sirve para crear lenguaje, el término precuela, que también es usado en inglés (prequel), un neologismo en definitiva. En resumen, no creo que haya que crucificar a nadie por emplear un vocablo de uso tremendamente común en el mundo del cine, y subrayo lo de tremendamente.

  • DIEGO

    Soy de las personas que consideran que algunas cosas deben cambiar, como por ejemplo debe hacer la lengua; pero con palabras nuevas que aporten algo, no con palabras inventadas que sustituyan a algunas que ya tenemos.
    En fin; siempre se agradece una respuesta.

  • ynsilonagep

    Lo que tenia que haber hecho el JOBS,es gastar su dinero, en investigar curas de enfermedades como la suya , y todas las demas , en el fondo era para mi era un pobre hombre que solo sabia fabricar DINERO, ahora es de los mas ricos del cementerio, para que tanto dinero los millonarios podridos de PASTA son unos tontos idiotas que toda su PASTA no les librara de irse al otro barrio, invertirlo en curar, eso si no le dejeis el dinero a los mafiosos de las empresas farmaceuticas que no curan nada solo cronifican enfermedades , para que su negocio valla cada vez mejor aun a costa de la muerte de millones de personas.Cuando un millonario podrido de millones muere YO NO LO SIENTO EN ABSOLUTO.

  • Biobit

    Muy acertada la “precuela”, porque muestra una de las facetas más desconocidas de Jobs, su interés por las tradiciones orientales desde que 1974, en el Reed College, leyó, junto a su amigo Dan Kottke, “Autobiografía de un Yogui”. Este viaje trascendental cambiaría para siempre su visión del mundo y unos años más tarde la forma de comunicarnos y conocer. También destacaría el trabajo de caracterización de Kutcher. Se ha volcado para ofrece la imagen más emocional de iObs.

  • Muy güay el señor Jobs, muy güay y humanista eso de fabricar sus cacharritos con mano de obra semiesclava en oriente y tener un departamento de asesores financieros que le permitían dejar de pagar miles de millones en los paises donde vende dichos cacharritos. Véase el caso de España, donde Apple no paga impuestos porque, en teoría, tiene ganacias cero con sus ventas. Un tipo curioso este Jobs, podrido de millones y comiendo sólo zanahorias con limón durante meses.Que un tipo así, representante del capitalismo más despiadado y oportunista, sea gurú de una generación y modelo de conducta nos indica la actual perversión total de valores y lo fácil que es engañar y manipular a la gente.

  • Gabriel

    Me pareció un tipo ambicioso que con trabajo y con suerte supo llegar a lo más alto evidentemente el éxito laboral en esta empresa estuvo acompañado con lo económico , creo que fue un hombre que aporto mucho a la sociedad por lo tecnológico pero sobre todo por la ilusión con la que hacia las cosas