Caníbal, de Martín Cuenca

Caníbal‘ me dio hambre. Eso es un problema. Mientras Carlos, el sastre granadino interpretado por Antonio de la Torre (‘La Gran Familia Española’), cena un filete de muslo humano regado por un estupendo vino tinto de la tierra, no sentí repulsión ninguna. Ninguna. De hecho, salivé. La carne estaba en su punto, perfectamente sazonada y visiblemente apetecible. Habían pasado diez minutos de película y estaba hambriento. Y nada de lo que pasó en las dos horas siguientes me quitó el apetito: quería un filete. De carne humana. No es normal.

Manuel Martín Cuenca (‘La mitad de Óscar’) dirige una película de bella factura, cargada de escenas imponentes y silencios poéticos, pero con un serio problema de bipolaridad: ¿qué sentir? Asistimos con toda crudeza a la fría vida de un asesino pulcro, meticuloso y ordenado, que se come a sus víctimas. Y algo que debería resultar terrorífico o dramático o intrigante, provoca, en más de una ocasión, risa. No una risa cruel e hiriente con la película. Sino risa, sin más, como si estuviera escrito para eso.

Al salir de la sala estás descolocado, con demasiados sentimientos encontrados que no casan con la idea de un caníbal camuflado en las sombras.

Por otro lado está Granada, fuerza de la naturaleza que actúa como tercer protagonista junto a De la Torre y Olimpia Melinte, espléndidos en dos personajes extremos que hacen de la contención un ejercicio extenuante. Sobresaliente es la fotografía, espectacular en Sierra Nevada y, por supuesto, en la sobrecogedora secuencia a orillas de playa, quizás, lo mejor de la cinta.

No todos los días disfrutas de una película rodada en tu ciudad (con la curiosidad de ver al protagonista de la historia frente al cine en el que tú estás viendo la película; el espejo que refleja al espejo, ya saben) con tanto gusto. Es una pena que el guión y los personajes queden en una encrucijada sin resolver, todo cocinado a fuego lento –muy lento–, convirtiendo a la carne humana en una carne sin importancia. Una carne más; sin pecado ni gloria.

canibal

Cines. Sur. Lens.

¿Qué es hoy África? “África es un continente que, desafortunadamente, sigue siendo muy desconocido. Pero con un potencial de crecimiento brutal. África es el reto que los ciudadanos tenemos por delante. África es el paraíso, pero también puede ser el infierno. Pero África es, sobre todo, sus habitantes. Millones de personas que, como tú y como yo, se despiertan por la mañana y tratan de ganarse la vida para conseguir el sustento que les permita irse a dormir con la tripa llena. Solo que en África, aunque todo es más difícil, las personas sonríen mucho más”.

¿Por qué nos afecta una tragedia en Bostón y no una en cualquier lugar de África? ¿Necesitamos más historias africanas? “Las historias son todo. Las pinturas rupestres que las personas del paleolítico pintaban en sus cuevas, hace miles y miles de años; son historias. Un bostoniano, además de serlo, es norteamericano. Y occidental. Un africano no es más que un africano. Y África no es un país. Lo dice uno de los protagonistas de ‘Amistad’, de Steven Spielberg: “¿Cuál es su historia? Usted ha demostrado saber lo que son ellos: africanos. Felicidades. Pero lo que no saben y ni siquiera se han molestado en absoluto en descubrir es quiénes son”. Ese es el desafío”.

¿Cuál es el tema de África? “El de la historia de cada uno de sus habitantes. Y hay cientos de miles de historias por ser contadas. Películas como ‘Disparando a perros’ o ‘La pesadilla de Darwin’ muestran la cara más amarga del continente, pero ‘Under African skies’ muestra, por ejemplo, que la música puede ser una herramienta de unión más poderosa que miles de discursos bienintencionados. O, como cuenta ‘Invictus’, el deporte”.

¿Qué espera el espectador del Norte del cine del Sur y qué se encuentra de verdad? “El cine del Sur, sencillamente, no llega. En España es imposible ver, de forma normalizada, películas del Sur. Por eso, festivales como Cines del Sur tan importantes. Después, la precariedad de medios hace que, muchas veces, nos cueste entrar en estructuras narrativas más lentas o discursivas a las que estamos acostumbrados con el cine de Hollywood. Pero el cine, al final, es una historia narrada. Y del equipo que la filma depende dar con el tono y el ritmo adecuados, dependiendo de los medios a su alcance”.

¿Con qué ojos vemos África, cómo creemos que es, qué nos dice el cine que es y cómo es en realidad? “Cada vez más, las películas muestran la realidad, muchas veces contradictoria, de distintos países de África. ‘Hotel Rwanda’ o ‘Diamantes de sangre’, por ejemplo, meten el dedo en la llaga de algunas situaciones lacerantes que allí ocurrieron o siguen ocurriendo. Y, por fin, el cine español ha girado su mirada a lugares como el Sáhara o a la tragedia de la inmigración, a través de películas notables como ‘Wilaya’, ’14 kilómetros’ o ‘Retorno a Hansala'”.

¿Qué nos perdemos del cine africano? “Un universo completo. Una cinematografía radicalmente distinta. Conocer lo que ocurre, desde dentro, en un continente muy, radicalmente distinto al nuestro”.

Responde Jesús Lens, autor de ‘Cineasta Blanco, Corazón Negro‘ (Editorial Almed, 2013). Lea ‘Cineasta Blanco, Corazón Negro, Escritor Verde’.
Festival de Granada – Cines del Sur: Imágenes del Milenio. Del 9 al 15 de julio.

El cómic de Superman más antiguo de Granada

Con motivo del 75 aniversario de Superman y, por supuesto, el estreno de ‘El hombre de acero’ el próximo 21 de junio, estoy buscando el cómic más antiguo del superhéroe que se conserve en Granada. ¿Me ayudas a encontrarlo? Si tienes alguna pista o conservas un ejemplar destacado, escríbeme a jecabrero@ideal.es.

supermanlogo75

Como cada mañana, González demolía las paredes de la vieja casa. En los últimos años se ha especializado en la ‘deconstrucción’ más que en la construcción, pese a que en su currículum pone ‘albañil’. Atravesó el muro, martillo en mano, y un trozo de papel viejo le llamó la atención. Fue como si una visión sobrehumana le hubiera permitido ver lo que nadie, en los últimos setenta y cinco años, había podido ver: el número uno de Superman publicado por Action Comics, en 1938.

La historia llegó a los periódicos hace unas semanas y no deja de fascinarme. González consiguió vender el cómic por 137.000 dólares porque no estaba en perfecto estado. De haber estado bien cuidado, el valor del tebeo había ascendido a dos millones de dólares. Y conste que hay gente –mucha– dispuesta a pagar por él. Supercoleccionistas.

Este año celebramos el 75 aniversario del nacimiento de Clark Kent, joven y tímido periodista que aprovecha sus ratos libres para sobrevolar Metrópolis y ligar con Lois Lane travestido con una capa rojiza y un pijama azulón. Un héroe. Aprovechando la efeméride y el estreno de ‘El hombre de acero’ de Zack Snyder (21 de junio; contando las horas), he emprendido una búsqueda de los cómics más antiguos de Superman que haya en nuestra tierra. ¿Tienen alguno lo suficientemente antiguo como para llamar la atención? ¿Conocen a algún coleccionista? De ser así, escriban un correo a jecabrero@ideal.es, quiero conocerle.

Por cierto, lo más bonito de la historia de González no es que ahora cuente con 137.000 dólares más. Según publica la revista ‘Comic Connect’, el albañil tiene desde hace años la costumbre de dejar emparedados en los muros de las casas en las que trabaja monedas o billetes de un dólar, «con la esperanza de que sean de valor en un futuro para alguien que los encuentre». Respeten el karma, amigos. Todo va y todo vuelve.

Multicines Centro en diez fotogramas

Tuvo que ser un 25 de febrero. Multicines Centro cerró, con lágrimas en los ojos, un 25 de febrero. El mismo 25 de febrero que en 2001 llenó los titulares de IDEAL con la noticia: “Un fuego en Multicines Centro calcina los bajos del edificio y obliga al desalojo”. Doce años después y un 21% de IVA más tarde, el equipo de Miguel Vílchez se reunía en las carismáticas escaleras de Multicines para despedirse ante el público granadino. Multicines Centro cierra para siempre.

El Departamente de Documentación de IDEAL ha recopilado algunas -preciosas- fotografías de la historia de Multicines Centro y del Palacio del Cine que hoy, cuando se cumple una semana de su cierre, sirven como una última pañolada.

Una de las imágenes mejor guardadas del Archivo de IDEAL del Palacio del Cine de Granada.
Una de las imágenes mejor guardadas del Archivo de IDEAL del Palacio del Cine de Granada.

 

 

1983. La entrada al cine fue, en su época dorada, uno de sus emblemas. La gente se agolpaba en la puerta para conseguir una buena butaca en la sala.
1983. La entrada al cine fue, en su época dorada, uno de sus emblemas. La gente se agolpaba en la puerta para conseguir una buena butaca en la sala.

 

 

1991. La temporada navideña guardaba siempre grandes sorpresas a los espectadores. Si se fijan con atención, verán 'Solo en Casa' en la cartelera.
1991. La temporada navideña guardaba siempre grandes sorpresas a los espectadores. Si se fijan con atención, verán ‘Solo en Casa’ en la cartelera.

 

1984. Un grupo de niños intentan decidir qué película ver: 'Loca Academia de Policía' o 'Los Goonies'. Fantástica imagen.
1984. Un grupo de niños intentan decidir qué película ver: ‘Loca Academia de Policía’ o ‘Los Goonies’. Fantástica imagen.

 

 

2001. Incendio en Multicines Centro
2001. Incendio en Multicines Centro

 

2001. Los bomberos trabajan en la extinción del Incendio en Multicines Centro
2001. Los bomberos trabajan en la extinción del Incendio en Multicines Centro

Un fuego en Multicines Centro calcina los bajos del edificio y obliga al desalojo

La Policía Local recibió una llamada sobre las 19:15 horas de ayer que les alertaba sobre un incendio en los Multicines Centro, ubicados en la calle Solarillo de Gracia. El personal del centro, que atendía la puerta de entrada, advirtió una ingente cantidad de humo que salía de los bajos comerciales del recinto. «De repente escuchamos varias explosiones y comenzamos a ver como ardía uno de los paneles», cuenta uno de estos trabajadores. Acto seguido, el humo se propagó por las dos plantas superiores, mientras que el fuego sólo alcanzó a la sala cuatro, situada justo encima de los bajos comerciales, comenta uno de los bomberos que participó en la extinción del fuego. Según confirma la Policía Local y el gerente de las salas cinematográficas, Juan José Olvera, en ese momento se encontraban en el interior unas 200 personas que desalojaron el recinto sin ningún tipo de problema, «porque funcionó adecuadamente el plan de emergencia». Un testigo presencial, que se encontraba en la sala tres, relata que de repente «cortaron la película, encendieron las luces y comenzamos a ver mucho humo», tanto «que nos impedía ver la puerta de salida». Explica que había poca gente viendo la película Algo que Contar y que no hubo «problema en alcanzar la salida, sin producirse situaciones de pánico».Las UVI móviles desplazadas al lugar de los hechos tuvieron que atender a cuatro trabajadores y tres clientes, por inhalación de humos, sin que éstos presentaran ningún tipo de cuadro clínico de importancia. Las fuentes consultadas, al cierre de esta edición, no se pronunciaron sobre la posible causa que pudo provocar el incendio. El gerente tampoco quiso valorar el coste de las pérdidas materiales y aseguró que «los bajos comerciales», donde se generó el incendio, «permanecían cerrados». Asimismo, las explosiones produjeron roturas en los cristales de una sala de juegos, situada en los bajos del edificio, así como la entrada de humo en la discoteca y cafetería colindante con la sala de cine.

 

Recorte de prensa sobre el incendio de Multicines Centro
Recorte de prensa sobre el incendio de Multicines Centro

 

 

30 de enero de 2013, el anuncio del cierre de Multicines recorre Granada
30 de enero de 2013, el anuncio del cierre de Multicines recorre Granada

 

 

2013. Trabajadores de Multicines Centro se encierran en el edificio para reclamar el pago de sus deudas tras conocerse el cierre.
2013. Trabajadores de Multicines Centro se encierran en el edificio para reclamar el pago de sus deudas tras conocerse el cierre.

 

 

25 de febrero de 2013, impotencia en Multicines Centro. Instantes después de entregar las llaves al notario.
25 de febrero de 2013, impotencia en Multicines Centro. Instantes después de entregar las llaves al notario.

 

 

 

La generación de Multicines Centro

Ya lo dice el refranero popular y, pese a las excepciones, segundas partes nunca fueron buenas. A finales de enero supimos que Multicines Centro de Granada, una de las salas clásicas de la ciudad, cerraba por decisión empresarial. Diez trabajadores y ocho pantallas al paro. La tragedia no pasó desapercibida para los miles de espectadores que durante los últimos treinta años han aplaudido los títulos de crédito de tantas y tantas aventuras. Y, como por arte de magia, la presión y la nostalgia expuestas en las redes sociales retrasaron la fecha de la ejecución. Hasta hoy: 25 de febrero de 2013, última sesión de Multicines Centro.

Desde que intuimos que este día llegaría, hemos recopilado experiencias y recuerdos; anécdotas y películas. Cimbrel guarda especial cariño a Regreso al futuro (1985), el Batman de Burton (1989), el reestreno de La guerra de las galaxias (1997) y El señor de los anillos. Roberto, de pequeñito, grabó en su retina, para siempre, E.T. El Extraterrestre, y Javi ‘En busca del Valle Encantado’, “mi primera película”.

Antonio A. fue a Titanic “de la mano de un primer amor”, en 1997. Porque, en Multicines Centro, no todos los recuerdos están asidos a fotogramas. Carla, por ejemplo, describe “aquellos trancos, punto de encuentro para las quedadas con los amigos para empezar con el tapeo. Y aquellos colones para sacar la entrada y ‘er follaero’ para entrar cuando había una peli de taquillazo. Una pena pero, como bien decían Los Rebeldes: todo lo que empieza tiene un final”.

Feliponcio comparte el día en que su padre les llevó a ver ‘Viaje al Centro de la Tierra’: “Era la semana de apertura de los cines, en 1983. Recuerdo que hacía calor en aquella cola gigantesca que traspasaba los comercios interiores delimitados por grandes cristaleras sin nada en su interior… ¿Momentos memorables allí? Las 3 veces que vi ‘El día de la Bestia’, o ‘Los Inmortales 3’ en primera fila y salir como el que ha estado viendo un partido de tenis”.

Precisamente, la anécdota de Sergio P. es sobre ‘El Día de la Bestia’: “Todo el mundo se coló en la sala, comprando entradas para otras películas. Había gente sentada en el suelo por tooooooooooooda la sala, incluidos los más heavys y satánicos de Granada. Incluso entró el encargado en la sala para poner orden pero le fue IMPOSIBLE. Nos quedamos todos allí, disfrutando de la proyección más memorable que recuerdo en mi vida, ¡¡todo jaleo, carcajadas y gritos sin parar!!! jajjajjajajaja”. Julio, al leer la historia de Sergio, quiso compartir su momento: “Parece que fue generalizado: yo fui una tarde entre semana -teníamos alguna clase complementaria en el Virgen de Gracia y nos la saltamos para ir a ver la peli- y pasó algo parecido. De hecho a mí me tocó en el suelo, pero muy contento”.

multicines

Malhechor no recuerda película, recuerda exnovias: “De joven siempre me las llevaba allí para darme el filete. Si esas paredes hablasen…

Nopuedeser destaca los domingos por la tarde revisando la cartelera en plena calle: “Cierra una mítica sala de cine de Granada, precisamente en el ecuador de la celebración de Retroback… qué irónica es la vida. Tanto video, tanto ordenador, tanta fiesta. El cine era el fin de semana, esperar al domingo para ir al cine. “Vamos a ver las carteleras”, decíamos. Hasta eso tenía su aquél. Pero esto tenía que ser así, desgraciadamente, y ahora, ¿qué será lo próximo? ¿Su demolición? Basta”.

Como muchos de los presentes, Ana GRX se estrenó en el cine con Disney y ‘La Bella y la Bestia’: “Era pequeña. Nunca había estado y estaba algo escéptica ante la experiencia. Vi “La Bella y la Bestia” en Multicines Centro y desde ese momento me uní al cine para siempre. Una gran pérdida. Estoy triste”.

Pilar Lardelli Claret dice que siempre ha sido su cine favorito, “en el centro de verdad”. “Me acuerdo -sigue- de la película ‘En el nombre del padre’ y a Don José López Daza dormitando en una de las salas de espera. Rafa viaja más atrás en el tiempo, a cuando se llamaba ‘Palacio del cine’ y vio el estreno de ‘El libro de la Selva’, “con unas entradas que regalaban con los capuchones de plástico de las antiguas botellas de La Casera. Una pena, espero que por lo menos respeten el edificio”. Un viaje que repite Jorge: “Yo soy ya mayor y por eso siempre le llamé el Palacio del Cine donde la película con más expectación que vi fue la Guerra de las galaxias. Al final ocurría una gran explosión porque mataban a los malos y se oyó un griterío con palmas y aplausos que todavía oigo“.

María conoció las salas hace veinte años y hoy, tras salir del cine, nos lanza la pregunta que queda en el aire: “Recuerdo el verano caluroso de 1994 cuando instalé mi vida en Granada y descubrí que una sala de cine podía cambiar el resto de mi vida (…) Yo siempre prefería resguardarme detrás de un asiento de una de sus ocho salas y saborear con tranquilidad una peli, nunca pensé que tras resistir contra viento y marea a todo, iban a echar el cierre. Me despido de ellas con ‘Volver a nacer’, por cierto, si se volviera a nacer, ¿qué habría aquí?

Esta es la generación de Multicines Centro. Por todo lo que ello supone, gracias.