Fury Road (y III), la mujer

Max es el testigo de una era. Furiosa, su protagonista. Tom Hardy es una magnífica reencarnación del personaje que Mel Gibson convirtió en un icono. El británico borda el silencioso carisma del héroe apocalíptico, un ronin que vagabundea por un mundo asolado por la barbarie del hombre. A través de sus ojos veremos ‘el nacimiento’ de Furiosa, la heroína con la que Charlize Theron reivindica el papel de la mujer en todas partes. En todo. La mujer como la clave. La mujer como la salvación del hombre.

Detrás del espectáculo audiovisual de ‘Mad Max: Fury Road’ se esconde un cúmulo de ideas extraordinariamente fértiles. El cuento de George Miller habla de tres hermanos, tres enemigos de la humanidad: la Guerra, la Contaminación y el Extremismo Religioso. Cada uno, al igual que los jinetes del Apocalipsis, engaña a la vida con promesas de salvación, orgullo y milagros químicos. Falsos dioses en posesión del agua, la vida, encerrada tras un candado de egoísmo e indiferencia.

Cada película de Mad Max, en realidad, es una unidad que se sostiene sin el resto. Sin embargo, si analizamos la saga, cada película cuenta un capítulo de una historia mayor: ‘El hombre destruye el mundo’ (‘Salvajes en la autopista’, 1979), ‘Este es el mundo que nos dejaron los hombres de ayer’ (‘El guerrero de la carretera’, 1981), ‘¿Qué futuro nos espera?’ (‘Más allá de la cúpula del trueno’, 1985) y ‘La vida se abre paso’ (‘Fury Road’, 2015).

Tras tres películas donde el hombre arrasa y se consume por la locura, Miller presenta un ‘ejército’ de mujeres liderado por una heroína formidable. Un feminismo bien entendido que deja dos mensajes en el subtexto, a cuál más bello: la mujer como la verdadera protagonista del cine de acción de los 80 (algo que nunca fue); y una certeza absoluta –tan absoluta como la ‘Gravity’ de Cuarón– sobre el milagro por el que siempre estaremos en deuda con ellas, las madres.

mad-max-furiosa-foto

Por qué no te va a gustar Mad Max: Fury Road (II)

Es una sensación, no puedo hablar de estadísticas matemáticas. Pero mientras la crítica la ensalza, lo cierto es que la gente –la que me rodea, lo que oigo en la calle– se retuerce en la butaca sin saber muy bien qué pensar de ‘Mad Max: Fury Road’. ¿Por qué? He aquí unas cuantas ideas a tener en cuenta:

1.- Si no has visto ninguna película de Mad Max es muy posible que te sorprenda. No es una película tipo, con una estética agradable para el espectador medio. George Miller, su director, imagina un universo, su universo, sin complejos. Así, muchos se avergonzarán de la imagen del guitarrista sobre el camión, cuando en realidad es una poderosísima imagen, un recurso visual fantástico y una imaginativa evolución de los tambores de guerra.

2.- Es una película de acción, de aventuras y muy, muy, muy entretenida. Pero no es una película para niños. No, madres y padres del mundo, no podéis llevar a vuestros hijos a ver cualquier cosa en la que aparezca un coche y encima quejaros en mitad de la sala de que es «un asco de película» mientras bajáis las escaleras por tercera vez.

3.- El respeto de ‘Fury Road’ por el espectador es mayúsculo. Tanto que no se preocupa ni un solo segundo por protegernos. Nos muestra sus ideas en todo su esplendor: los claros y los oscuros. Nada de ser condescendiente con nosotros, con suavizar el vasto océanos de verdades que hay detrás de la fábula.

4.- Hay cosas que no entiendes. Que no entenderás. Que no entendemos. Cosas que requieren que cada cual busque su explicación. Si un personaje se mancha la boca de metal antes de saltar sobre un coche en llamas y grita «¡sed testigos!», es fácil que nos retorzamos ante un ritual fuera de ‘lógica’. Pero ese es el acierto: el impacto.

5.- Nada es gratuito en ‘Fury Road’. Y más allá del entretenimiento, la película es tan grande porque se fundamenta en ideas que funcionan estética y filosóficamente. Tal vez, verdades incómodas de las que merece la pena seguir hablando. Y de la mujer. La mujer.

 

mad-max-inmortan

Mad Max: Fury Road, el milagro (I)

La voz de Max Rockatansky vuelve tras un largo letargo de silencio. La belleza de unos títulos de crédito bien compuestos -algo tan de los ochenta- da paso a la impactante luz del desierto. Sólo su oscura silueta ofrece un contrapunto a la infinita magnitud de la pantalla y, entonces, arranca la persecución: una trepidante huida en dos direcciones que no te suelta, no aminora, no duda. Estás ante un acontecimiento que hará historia. ‘Mad Max: Fury Road‘.

La película de George Miller es un milagro. Un ejemplo fundamental de cómo se puede escribir una película que use la acción como herramienta narrativa. Nada en ‘Fury Road’ es gratuito. Nada en su vasto universo imaginario es fútil. Ningún personaje te explicará qué es la locura: te lo mostrará. Ningún diálogo te contará cómo empezó todo: lo intuirás. Ningún texto te describirá la situación del mundo: lo comprenderás en su escenario.

‘Fury Road’ es un prodigio pictórico. Miller hace un uso fabuloso del color, transformando la pantalla en un lienzo de intenciones, de emociones cautivas. Parecía imposible que entre tanto cacharro y tanta arena se pudiera construir una fotografía tan inmensa. Un trabajo que quedaría incompleto sin la acertadísima y brillante banda sonora de Tom Holkenborg. Sí, esto es cine. Cine de primera. De lo mejor de la última década.

Cuanto más pienso en la película, más consciente soy de su capacidad para sugerir y de su clara vocación por dejarnos a nosotros, espectadores, decidir qué ha pasado y cómo hemos llegado aquí. Es magnífica. Puro nervio, puro entretenimiento, puro Cine, puro Arte. Y, sin embargo, lo más probable es que no le guste, que le incomode, que no la entienda. Deje que le explique por qué…

mad-max-inicio-salto

Los Vengadores: la era de Ultrón

Es como cuando Andy sacó por última vez a Woody y a Buzz de su caja de cartón. El niño miró sus juguetes y sintió la misma ilusión que la primera vez. La misma. Con la diferencia, claro, de que ya no necesitaba jugar con ellos para vivir la aventura. Le bastaba con dejarlos bien colocados en la estantería de encima de la cama para verlos, para saberse él mismo, para recordar el aroma a nocilla de esas mañanas de sábado desparramados por la alfombra del dormitorio.

‘Los Vengadores: La era de Ultrón’ no puede decepcionar al que sabe lo que va a ver. No, al menos, en el sentido de la diversión y el puro entretenimiento. Marvel recurre al espectáculo para celebrar la conexión con el público y subir un peldaño más en la pirámide del éxito. La explosión de héroes en la pantalla es tan electrizante como cruzar los rayos mientras cazas fantasmas: acción, humor, drama e intriga. No falta nada.

Sin embargo, me pongo en la piel de Joss Whedon, su director, y el estómago me cruje un poco, incómodo, imaginando su frustración. Sí, una frustración que se palpa escena a escena, una frustración que transpira tímidamente por los poros del ‘esto me suena’ y la carencia de detalles sorprendentes. Imagino a Joss, les digo, luchando por escribir una historia completa, que no fuera una mera transición a otra película, a otro taquillero estreno de marketing interestelar.

El señor Whedon anunció su salida de la franquicia para futuras entregas por -seamos francos- puro aburrimiento. Pese a su habilidad para enriquecer a los héroes mediante situaciones cotidianas, no debe ser fácil para alguien acostumbrado a deslumbrar al espectador con un chispazo inesperado, someterse al corsé del “queremos otra igual que la primera”. Es lo malo de dejar las decisiones artísticas a los que sólo saben de números: abusan del tampón de clonar.

Pero, por favor, no me confundan. A mí, como a Andy, me basta con ver los juguetes bien colocados para disfrutar la aventura. Y es una estantería terriblemente divertida. Con juguetes nuevos. Y con muchos más por llegar.

vengadores-ultron-salto

Fast & Furious 7

Es como ver a mi sobrino con sus coches de juguete: nada tiene sentido, pero se lo pasa pipa. ‘Fast & Furious 7’ (o ‘Furious 7’, que es su título original; o ‘A todo gas 7’, en versión española) es un conglomerado de elementos que, por separado, me aburren sobremanera. A saber: montaje de videoclip cutre, diálogos de monos en bicicleta, música estridente y reguetón insufrible, tetas y culos gratuitos (promedio de un plano corto de nalgas cada cuatro minutos), coches de canis y filosofía zen típica de la generación «me importa un carajo si yo estoy bien». Pero oye, todo junto, así picadito y mezcladito en su justa dosis, me parece hasta entrañable.

No se puede discutir. Los creadores de esta improbable saga cinematográfica se han tomado tan en serio lo que estaban haciendo que se han convertido en la única parodia posible de sí mismos. ¡Y llevan siete entregas! Pues eso, que no creo que haya nadie dispuesto a discutir sobre la calidad –en términos convencionales– de ‘Fast & Furious 7’. Pero es que, en su género, es la mejor saga de todas. Y la única.

En esta ocasión, la familia de Dom Toretto (Vin Diesel) cabalga para vengar la muerte de Han (la palma en los últimos minutos de la sexta parte) a manos del temible Deckard Shaw (Jason Statham). Un adrenalítico periplo repleto de coches volando, carreras circenses y peleas al más puro estilo de la WWF, que captura el mejor espíritu de ‘Los mercenarios 2’: Michelle Rodríguez, Tyrese Gibson, Ludacris, Dwayne Johnson, Kurt Russel, Nathalie Emmanuel, Elsa Pataky, Luke Evans, Tony Jaa y Djimon Hounsou. Clásicos y modernos arrejuntados para pasárselo como un niño con juguetes nuevos. Pipa. Sin complejos.

Y, por supuesto, está Paul Walker. El actor falleció durante el rodaje del que es su gran legado profesional. Los cinco último minutos transpiran emoción a flor de piel. La parte más sincera y honesta de la cinta. El más bello y doloroso monólogo de Vin Diesel. Cinco minutos que justifican, más allá del entretenimiento indiscutible, el visionado.

 

furious7