Cuerdas, el cuento

Las grandes historias no son necesariamente grandes. Hay poemas que con un puñado de palabras narran auténticas epopeyas, canciones que describen una generación y trazos que podrían rellenar un museo. ‘Cuerdas’ aportó corazón a la última edición de los premios Goya. ¿Recuerdan las palabras de su director, Pedro Solís? «Hija, gracias por inspirarme esta historia. Hijo, ojalá no me hubieras inspirado esta historia». La historia, el mejor corto de animación de 2013 en España, tardó pocos minutos en convertirse en un ‘vídeo viral’ que atravesó la Red a una velocidad fulminante. Millones de reproducciones en pocas horas que iban acompañadas de palabras -recomendaciones- emocionadas de sus espectadores. Una historia real protagonizada por Nico, hijo de nueve años del director que padece parálisis cerebral.

El valor educativo y social de ‘Cuerdas’ merecía una segunda vida. Aquel éxito ‘inesperado’, que obligó, por cierto, a retirar la película de las redes ya que aún estaba participando en varios concursos cinematográficos, nos trae ahora una sorpresa en forma de libro. La editorial almeriense ‘Alquitara’ ha sacado a la venta un magnífico pack compuesto por el dvd del corto (con numerosos extras) y la versión en cuento de la historia.

Jaime Martul, editor del libro, lo explica así: «¿Por qué un cuento? Porque lo que visualmente resulta hermoso y emocionante cuando se lee se hace parte de nosotros. Recreamos situaciones, entonamos, gesticulamos y nos hacemos actores vivos de la historia. Leer ‘Cuerdas’ es algo hermoso para un niño y enriquecedor para un adulto. Es una llamada a mover los resortes que ponen en marcha la mejor versión de nosotros mismos. Pero todavía hay una experiencia mejor, leer ‘Cuerdas’ a alguien, o leerlo a dos voces; una narrando y otra interpretando. Lector y oyente se encuentran, se reconocen, se complementan y comparten una misma aventura. Entonces la historia cobra vida en nosotros y marcamos goles y jugamos a piratas y bailamos, soñamos, sentimos».

Por si se animan a colaborar con la maravillosa historia de ‘Cuerdas’, sepan que parte de los beneficios que recaude el libro irán destinados a la Fundación?Nipace de ayuda a niños con parálisis cerebral. Muy grande.

cuerdas

Cuerdas, el mejor corto de animación y un virus imparable

*ACTUALIZA: Los responsables del corto han lanzado el siguiente mensaje en su cuenta de Facebook: “Creemos que la gente que sube estas copias (del corto ‘Cuerdas’ a Youtube) y las comparte lo hace con la mejor intención, pero sabed que esto nos está perjudicando de cara a futuras selecciones en certámenes y festivales. “Muchos festivales exigen en sus bases que el cortometraje no esté publicado”.

Mantenemos nuestra más sincera enhorabuena y esperaremos, hasta nueva orden, para volver a disfrutar de ‘Cuerdas’.

——–

Cuerdas‘ llegó a la gala de los Goya sin hacer mucho ruido, pero el discurso de Pedro Solís, su director, al recibir el Goya a mejor corto de animación, constató que se trata de una de las películas más emocionantes de la temporada. Este precioso alegato por la vida ha ido expandiéndose por Facebook y Twitter, sumando cada día más y más reproducciones en Youtube, hasta convertirse en un maravilloso e imparable virus.

Si no lo han visto aún, por favor, dediquen diez minutos a ‘Cuerdas’, emocionante relato que constata que todo, absolutamente todo, depende del cristal con el que se mire.

Buen trabajo, Pedro.

“Hija, gracias por inspirarme esta historia. Hijo, ojalá no me hubieras inspirado esta historia”.

cuerdas-salto

Inspiraciones de Los Goya

“Hija, gracias por inspirarme esta historia. Hijo, ojalá no me hubieras inspirado esta historia”. El discurso de agradecimiento de Pedro Solís, ganador del Goya al mejor corto de animación por ‘Cuerdas’, fue, sin duda, uno de los momentos más bellos de la noche del cine español. Y fue bello por su inmensa pequeñez, por su corazón abierto y por saber entender los tiempos del espectáculo. Unas palabras cargadas de futuro que, quizás, no guarden la popularidad de otros ilustres del séptimo arte, pero que supieron conjurar con maestría la magia del contador de historias.

Si las palabras fueron de Solís, la imagen le corresponde a una emocionadísima y emocionante Terele Pávez, magistral bruja de Zugarramurdi que, sin abrir la boca, evocó más sentimientos que la más larga de las peroratas de la velada. La actriz demostró una facilidad monumental para empatizar con una mirada repleta de historia y unas arrugas imperecederas. Espero que Álex de la Iglesia siga creando papeles para ella y que no vuelve a un injusto olvido. Muy grande, la Pávez.

La tercera inspiración la cumple la película que no he visto y más ganas tengo de ver. La cinta que, si todo va según lo previsto, se reestrenará el próximo viernes y, espero, lo haga con más facilidades que la primera vez. ‘Vivir es fácil con los ojos cerrados’ me tiene enamorado. Y es una verdad extraña y sin sentido porque, quién sabe, lo mismo el trabajo de David Trueba me decepciona. Pero el espíritu que derrocha él y su equipo me parece ejemplar. Bravo por Javier Cámara –si alguien tenía que quitarle el Goya a Antonio de la Torre era él–, bravo por Natalia de Molina y su hermosa humildad, y bravo por Trueba, perdedor nato.

Tres inspiraciones que quedarán por encima de la peor gala de los Goya de los últimos años. Me sabe mal criticar a Manel Fuentes que, hasta la fecha, me gustaba en todas sus facetas. Pero es que fue soporífera, sin gracia y rematadamente poco original. ¿Ensayaron el número musical? ¿Hay que sacar a los Bardem cada cinco minutos? ¿Es necesario meterse en las películas todos los años? Dos ideas: piensen en el espectador antes que en el gremio; y queremos una gala escrita, producida y presentada por la Muchachada.

natalia-h

PDT: La mejor película de animación será, este año y todos los demás, ‘Justin y la espada del valor’. He dicho.