Cuatro películas para el Día del Padre

He repasado los estrenos de los últimos meses y he seleccionado tres películas que bien merecerían un visionado hoy, 19 de marzo, día del padre: ‘Nebraska’, ‘De tal padre, tal hijo’, ’12 años de esclavitud’ y ‘El Mayordomo’. Hay otras, pero estas son las que yo buscaría en el videoclub.

Alexander Payne volvió a mostrarnos en ‘Nebraska‘ su obsesión como narrador: la herencia. Y lo hizo a través del sincero amor de un hijo hacia su padre y del respeto manifiesto a las mentiras que nos hacen más verdad. El patriarca de la familia Grant es el enorme Bruce Dern que, con una interpretación portentosa, nos invita a creer en una mentira que esconde una tremenda verdad: soy lo que fue mi padre y seré lo que será mi hijo.

Hirokazu Koreeda nos trajo en 2013 ‘De tal padre, tal hijo‘, magnífica lección vital sobre dos padres que descubren que sus hijos fueron intercambiados al nacer por un error administrativo. Les aseguro que si se ponen en la piel de su protagonista sufrirán por él. Es tal la empatía entre nosotros y los protagonistas que se hace imposible no hacerse las mismas preguntas: ¿cambiarías a tu hijo?, ¿soy buen padre?, ¿estarían mejor conmigo?, ¿con ellos? Un proceso traumático que, sin embargo, se recorre con una extraña sonrisa en la boca. Un hermoso encuentro entre el hombre que somos y el que queremos ser. Una preciosa lección sobre la paternidad y, por tanto, de la vida eterna. De la vida que importa, de la vida que hablan los maestros.

Por último, de una manera más forzada y quizás ajena, dos títulos de la idiosincracia de América que, bien leídos, describen el esfuerzo titánico de un padre: ‘El Mayordomo‘, de Lee Daniels, y ‘12 años de esclavitud‘, de Steve McQueen. Ambas, desde la contundente óptica de la ‘historia real’, dibujan con detallismo el sacrificio al que se somete un hombre y su tiempo.

PDT: ¿Crees que el cine define al padre?

nebraska-padre

El Mayordomo

Para los niños de mi generación ser negro no era un insulto, era una bendición. Cualquier carpeta escolar que se jactara de ‘guay’ tenía imágenes de héroes como Michael Jordan, Magic Johnson, Will Smith o, incluso, Steve Urkel. La televisión y el cine nos educó desde pequeños a reír con Bill Cosby y a jugar con ‘Superdetective en Hollywood’. Tanto como con ‘Los problemas crecen’ o ‘Arma Letal’. Crecimos ajenos a ese racismo y, lo poco que sabíamos, era gracias a los capítulos más serios de ‘El Príncipe de Bel Air’.

Es fácil que la épica de ‘El Mayordomo’ nos resulte ajena –que no indiferente–. Pero nadie escapa a la sobrecogedora sensación de saber que algo tan horrible, tan retrógrado, ocurría hace tan solo 50 años. La vida de Cecil Gaines (Forest Whitaker, ‘El último rey de Escocia’), un ‘negro doméstico’ que escapó del sur de los Estados Unidos para enfrentar un futuro inesperado en el corazón de Washington, es un prodigio que muestra la infinita capacidad del ser humano para odiar, ignorar y rechazar.

‘El Mayordomo’ es la emoción indefinible que millones de americanos sintieron el día que Obama llegó a la Casablanca. Dos horas de evolución, del «cállate negro» al «Yes, We Can». Precioso relato transgeneracional en el que los padres enseñan a los hijos a ser mejor que sus padres.

La película de Lee Daniels sigue la estela de toda su trayectoria cinematográfica, muy comprometida con la comunidad negra y en defensa de la igualdad. Salvando las distancias, recuerda a una versión intimista de ‘Forrest Gump’, ya que el periplo de Cecil recorre hitos políticos y culturales que no habrían sido los mismos sin su presencia. Una presencia mágica e inspiradora interpretada por un Whitaker inmenso en sus sonrisas y sobrecogedor en sus silencios. Le acompañan un electo de talentos: Oprah Winfrey, David Oyelowo, Terrence Howard, Cuba Gooding Jr., Lenny Kravitz, Robin Williams, John Cusack, James Marsden, Liev Schreiber y Alan Rickman.

Cuesta salir de ‘El Mayordomo’. Aún fuera de la sala, tu cuerpo mantiene el inevitable runrún del que ha viajado en el tiempo. Y te preguntas sobre cómo hemos podido ser tan detestables. Y repites que fue hace cincuenta años. Y subrayas que ‘El Mayordomo’ ES una historia real. Y, entonces, descubres nuestra infinita capacidad para aprender, perdonar y amar.

mayordomo-poster