El vendedor de humo

Hay historias detrás de las historias que valen tanto como las historias que cuentan. Es el caso de ‘El vendedor de humo‘, ganador del Goya a mejor cortometraje de animación, una película dirigida por Jaime Maestro y realizada por los alumnos de la escuela valenciana ‘PrimerFrame’. ¿Se imaginan? Entran en una escuela de animación, con el valor y la vocación que eso supone, y apuestan por un futuro profesional poco transitado. Su profesor, Maestro, les enseña los tejemanejes, la técnica y el fondo del precioso arte de la animación. Y, un día, a final de curso, dice: “Alumnos, ¿qué os parece si como proyecto de fin de curso hacemos un corto?”

Así nació ‘El vendedor de humo’.

La animación en España está cogiendo fuerza. El reconocimiento de Enrique Gato como mejor director novel por ‘Las aventuras de Tadeo Jones’ fue, probablemente, la mayor sorpresa de la noche. Y el hecho de que haya una cantera de cineastas que comienzan su carrera con la desbordante ilusión de haber ganado un Goya, nos permite mirar con una espléndida sonrisa hacia el futuro de nuestro cine.

No les estropeo los seis minutos de visionado de ‘El vendedor de humo’, tan solo una reflexión: un corto muy apropiado para los tiempos que corren. ¿Cuántos vendedores de humo estarán sentados en despachos, oficinas y gobiernos? Les advierto que es fácil perder la cuenta… ¡Disfruten del trabajo de los alumnos de ‘PrimerFrame’!

Goya, trece preguntas pendientes

Los premios Goya del cine español han pasado página. Los ganadores saborean las mieles y los menos ganadores esperan que los trabajos de 2013 les lleven de nuevo a la alfombra roja. Con todo, aún nos quedan algunas preguntas en el tintero. Preguntas que van directas para el propio emblema, la propia estatuilla. Mira que te diga, Goya…

…¿Qué se siente al saber que pasarás el resto de tus días con los compositores de la canción de ‘Los Niños Salvajes’ y que de repente te cambien de manos? Y más importante aún: ¿Qué habrías hecho si te dan a Juan Magán, hubieras cambiado tú mismo el sobre?

…¿Habrá conseguido la pasional llegada de ‘Juan de los Muertos’ al escenario que algún espectador se pregunte: dónde, cómo y cuándo se estrena esto en España, y descubrir después que lo hizo hace más de un año y medio sin casi cobertura en los medios nacionales?

…¿Cuántos espectadores mantendrán que ‘Blancanieves’ es una chorrada muda y española que no merece la pena? ¿Cuántos seguirán negando que la crítica internacional -incluida Hollywood- se ha rendido ante el trabajo de Pablo Berger?

…¿Qué hubiera pasado si ‘Grupo 7’ hubiera contado con una descomunal campaña de promoción a la americana?

… ¿El éxito de ‘Las aventuras de Tadeo Jones’ es la precuela de ‘Justin y la Espada del Valor‘, el estreno de los estudios Kandor previsto para agosto de 2013? ¿Hemos perdido los complejos? ¿Es el cine de animación una técnica y no un género?

…¿De verdad no merecía Antonio de la Torre una estatuilla? ¿De verdad que no?

…¿Es Juan Antonio Bayona el nuevo Amenábar? ¿Había un destino más poético para la estatuilla que el propio mar?

…¿Por qué no estamos moviendo ya fichas para que el año que viene presenten los Goya ‘Concha Velasco & La Muchachada/Los Chanantes’?

…¿Era la gala un buen momento para la crítica política? ¿Fueron acertadas las palabras de Candela Peña?

…¿Por qué no escuchamos más a José Sacristán?

…¿Por qué no goza la comedia del prestigio que merece en los premios de la Academia?

…¿Veremos el año que viene más películas de ciencia ficción españolas?

…¿Por qué Santiago Segura no dio un discurso este año? ¡Debería ser obligado!

Goya, la voz de la experiencia

Muchas voces pidieron la palabra y reclamaron justicia. Muchas gritaron palabras de solidaridad, apelaron a nuestra humanidad y arremetieron contra la frialdad de los que guardan el poder como una estatuilla ganada en una gala social. Muchas fruncieron el gesto y achicaron la boca, subrayando una y otra vez su más sincera repulsa a la falsedad, la vanidad y la corrupción que campan bajo techos desahuciados de toda piedad; de toda economía vital. Voces que invocaban a la Cultura con una fe mayúscula, una cultura desharrapada y más necesaria que nunca. Voces, en definitiva, que querían hacerse notar, contar, ser parte, crear conciencia. Ser escuchadas.

Y, sin embargo, solo hubo dos voces que ganaron en la noche de los Goya. Dos voces que responden a las arrugas y al buen hacer: Concha Velasco y José Sacristán. Porque no basta con querer ser bueno, hay que esforzarse. Hay que trabajar, estudiar, sufrir y ver pasar el tiempo para alcanzar una voz curtida, empática y deseable. Velasco y Sacristán hicieron cosas muy distintas sobre el escenario, pero ambas tienen que ver con un único concepto -impagable- que esta sociedad tiene a bien ignorar: la experiencia.

Primero Concha, espectacular, una artista convencida que se hace reina del escenario con tres palabras y dos pasos. Dueña y señora del público con una sonrisa edulcorada con la edad bien llevada, aceptada, bella. Con sofisticada elegancia y un humor arrebatador, nos encandila con un monólogo sobre sus hazañas en el cine español. Sobre lo que pudo ser y no fue. Y no llora. Ríe una y otra vez. Ríe sabedora de un secreto que aún no puedo descifrar. No habla de lo mal que está ni de lo mal que están otros ni de lo mal que está el mundo ni de lo mal que está estar mal. No. Ella actúa para su público. Se debe al espectáculo y el espectáculo, ya saben, debe continuar. Pese a los recortes y el iva. No habla de números y, sin embargo, me da más razones para querer creer que los que sacaron la calculadora.

Jose-Sacristan

Sacristán (con aires de Ian McKellen), por su parte, brinda glorias a la gente joven. A nosotros. A los que salimos a la calle a pelearnos con el mundo. Nos anima a seguir, a no morir, a derrochar el talento de la generación más preparada de la historia de este país. Y lo dice sin decir. Lo dice con inteligencia. Lo dice declamando, presa de una voz cargada de teatro:

“Muchas gracias. Se ha hecho de rogar, pero ha valido la pena esperar. Ha valido la pena esperar a gente joven con talento y con mucho coraje, que saben de cine, que lo aman y lo pelean. Porque hay que pelear muchísimo para hacer películas tan libres, tan valientes y tan amenazadas. Estoy Orgulloso de esta generación de cineastas, con coraje y talento (…) Este es un hermoso oficio, a pesar de todo”.

 

Jóvenes, tenemos que escuchar más. Nos queda mucho que aprender.

Goya 2013, la mejor cantada (vídeo)

Los Goya 2013 han dejado pocos momentos memorables, la verdad. La gala, que gana enteros gracias al seguimiento en redes sociales, gozó de poca chispa y demasiada acidez. Pero cómo olvidar el momento de la entrega del Goya 2013 a la ‘Mejor Canción Original’ que será recordado, mal que pese a los presentadores -pobreticos míos- como la ‘Mejor Cantada Original’. Así lo explica RTVE en su propia web:

El tema ‘No te puedo encontrar’, compuesto por Pablo Berger y Juan Gómez Chicuelo para la película ‘Blancanieves’, se ha alzado con el premio Goya 2013 a la Mejor Canción Original por delante de ‘Líneas paralelas’ (‘Els nens salvatges’), de Pablo Cervantes Gutiérrz y Pablo José Fernández Brenes ; y ‘L’as tu vue?’ (‘La banda Picasso’), de Juan Bardem Aguado y ‘Te voy a esperar’ (‘Las aventuras de Tadeo Jones’).

Durante el anuncio del ganador, se ha producido un error en la lectura del sobre y, en un principio, los presentadores han dado como ganadora a la canción ‘Líneas paralelas’ de la película ‘Els nens salvatges’), lo que ha hecho incluso ponerse de pie a sus autores para recoger el premio. Unos segundos después, se ha subsanado el error y han subido a recoger el Goya los autores de ‘No te puedo encontrar’. “Perdón por el error, no ha sido aposta, no va a volver a suceder, o sí”, ha señalado Adriana Ugarte.

El vídeo de la cantada de los Goya, por supuesto, ha tardado muy poco en aparecer en Youtube.

Goya 2013: apuestas y críticas del cine español

A poco de conocer los ganadores de Los Goya 2013, toca hacer repaso por las críticas de las películas españolas del año (o, al menos, las que dieron el Salto de Eje): Blancanieves, Grupo 7, Lo Imposible, Invasor, Carmina o Revienta y el corto de animación ¿Por qué desaparecieron los dinosaurios? Además, revisamos la categoría de mejor película europea con ‘En la Casa’, ‘Intocable’ y ‘Shame’.

El domingo por la noche, para todo el que guste, seguiremos la velada del cine español desde Twitter y, al terminar, publicaremos una crónica de la gala y los premios. Si quieren sumarse, nos leemos por @jecabrero. Antes de arrancar el repaso, aquí va mi porra, algunos con el corazón y, la mayoría, con intuición (si se animan, anoten sus premios en los comentarios):

Mejor Película: Blancanieves
Mejor Director: Pablo Berger
Mejor Actor: Antonio de la Torre
Mejor Actriz: Naomi Watts
Mejor Actor Secundario: Antonio de la Torre
Mejor Actriz Secundaria: Chus Lampreave
Mejor Director Novel: Paco León
Mejor Actor Revelación: Joaquín Núñez
Mejor Actriz Revelación: Macarena García
Mejor Película Extranjera de Habla Hispana: Juan de los Muertos
Mejor Película Europea: En la Casa
Mejor Guión Original: Grupo 7
Mejor Guión Adaptado: Invasor
Mejor Música Original: Blancanieves
Mejor Canción Original: Blancanieves
Mejor Dirección de Producción: J. A. Bayona
Mejor Dirección Artística: Pablo Berger
Mejor Fotografía: Pablo Berger
Mejor Montaje: Grupo 7
Mejor Sonido: Lo Imposible
Mejor Efectos Espaciales: Lo Imposible
Mejor Diseño de Vestuario: Blancanieves
Mejor Maquillaje y Peluquería: Blancanieves
Mejor Documental: Mapa
Mejor Película de Animación: Las Aventuras de Tadeo Jones
Mejor Cortometraje de Ficción: Voice Over
Mejor Cortometraje Documental: El violinista de Auschwitz
Mejor Cortometraje de Animación: ¿Por qué desaparecieron los dinosaurios?

Así que, de cumplirse mi pronóstico, Blancanieves sería la triunfadora de la noche con 9 estatuillas. Le seguirían Lo Imposible, con 4, y ‘Grupo 7’, con tres. Destacado, Antonio de la Torre, con pleno en sus dos candidaturas.

blancanieves

Goya 2013: Películas

Blancanieves

La transformación de Carmencita en Blancanieves es un bello cuento de poderosa imaginería y desgarradora pasión andaluza. Es un álbum de fotos preciosistas, como solo el blanco y negro puede colorear, que es capaz de motear lágrimas, dibujas sonrisas y apelar a la épica del ejército ante la gran batalla final. Es entretenida, quizás un pelín larga, pero alejada de complicadas fórmulas personales, intimistas e incomprensibles. Blancanieves es -me trago mis palabras- una película magnífica… (Seguir leyendo la crítica)

Grupo 7

El orgullo patrio es un sentimiento difícil de ubicar. A diferencia de los yankis, por ejemplo, nos cuesta contemplar ‘España’ y sus productos con el cariño que derrochan otras banderas. De hecho, mostrar admiración o simple respeto por el país es, para algunos, muestra irrefutable de una ideología política consumada y causa de pitidos ensordecedores. Con esto no voy a conseguir revolucionar ninguna mentalidad, pero valga para subrayar el siguiente entrecomillado, resumen perfecto de la sensación que me embargó después de ver ‘Grupo 7′: “Que viva España”… (Seguir leyendo la crítica)

Lo Imposible

Un milagro sucede entre un suspiro y un grano de arena. Es tan fácil -tan lógico- creer en las matemáticas -en sumas y restas, progresiones aritméticas, gráficas y estadísticas, problemas y soluciones- que la opción improbable, la que nadie escribiría como resultado final, cae siempre en un margen inexistente al que conocemos como ‘Lo imposible’… (Seguir leyendo la crítica)

Invasor

Estoy francamente sorprendido con las malas críticas y la fría acogida en salas que ha tenido ‘Invasor’, de Daniel Calparsolo. Una película española que de tener un primer espada hollywoodiense y una promoción bestial a sus espaldas, habría entrado, no me cabe duda, de lleno en el top tres de los estrenos del fin de semana. Básicamente por una razón que, al contrario que la mayoría de mis colegas, me parece evidente: es una gran película. Tiene una acción contundente y bien rodada, un elenco de actores que no comen pavo ni celebran el día de acción de gracias pero que son extraordinarios y talentosos profesionales, un guion intrigante y la siempre agradable sensación de querer saber más… (Seguir leyendo la crítica)

Carmina o Revienta

La incursión de Paco León al mundo del cine me recordó a un bar que conozco en Madrid, ‘El Gallinero’. Visto desde fuera, el garito aparenta pequeñez, como si fuera a fallar a las expectativas de cualquier pretendiente a cervecero. Sin embargo, a poco que entres,  descubres que hay una enorme pantalla donde proyectan cortos, exposiciones de arte ocupan sus paredes y las camareras preparan unos gin tonics que nos gustan incluso a los que no gastamos esa costumbre. ‘Carmina o Revienta’, al igual que ‘El Gallinero’, no presume de una fachada repleta de admiraciones llamativas. Presume de un riquísimo mundo interior. De alma… (Seguir leyendo la crítica)

¿Por qué desaparecieron los dinasaurios?

Goya estaría más que satisfecho con las películas que este año enorgullecen el cine patrio. Hoy es día de responder preguntas, de evaluar la duda y corroborar el acierto: ya les he hablado de mi más sincera pasión por ‘Grupo 7’, ‘Lo Imposible’ y ‘Blancanieves’. Ellas son el camino, el acierto. Los expertos hablan de dos dudas: ¿Merecía ‘Carmina o Revienta’ estar dentro y ‘El Mundo es Nuestro’ fuera? Sí, para mí, nuevo acierto de los académicos. Pero la pregunta, la gran y maravillosa y competente y fascinante pregunta del día es ‘¿Por qué desaparecieron los dinosaurios?’ (Seguir leyendo la crítica)

en-la-casa

En la Casa

El vínculo entre maestro y alumno es inevitable. Puede nacer del odio, del amor, de la admiración o de la repudia. Pero si lo son, si terminan siendo maestro y alumno, voz y escucha, el vínculo nacerá indestructible, pese al tiempo, la distancia o la mismísima muerte. Son dos caras de un mismo examen. Pasados los años, unos harán piña para mofarse de ‘El topo’, ‘El plumillas’ o ‘El bigotes’, los profesores de su infancia y adolescencia. Otros sentirán la nostalgia cargada de futuro, el olor del esfuerzo, la vocación que una mañana de noviembre despertó en mitad de la lección… (Seguir leyendo la crítica)

Intocable

Dibujar me hacía feliz. Tenía diez u once años y rellenar folios en blanco con héroes, personajes narizones y ondas vitales me divertía horrores. Lo hacía en mi tiempo libre. Y también en clase: márgenes de libros, libretas, apuntes, mesas y pizarras. Todo valía. Entonces fui a patinar por primera vez en mi vida a ‘Don Patín’ (local que los ochenteros recordarán) y me partí la muñeca derecha. Escayola y varios meses sin coger un lápiz… (Seguir leyendo la crítica)

Shame

La peor vergüenza no es por lo que hemos hecho; es por lo que sabemos que volveremos a hacer. Mirar con deseo el objeto que luego repugnaremos y que más tarde adoraremos y que luego querremos repudiar. Una constante bajada a los infiernos por un pecado que rellena los oscuros rincones del alma, los escondites que no mostramos jamás. Asco y placer, dos palabras que chocan como polos opuestos y que se conjugan en ‘Shame’ arropados bajo la misma cama… (Seguir leyendo la crítica)