Riddick

El problema de llamar a las cosas por su nombre es que la gente reacciona mal. Se asusta y la tacha de su particular lista de intereses. O todo lo contrario. Esto es innegable: ‘Riddick’ es cine de Serie B. Bueno, corrijo: es una estupenda película de cine de Serie B. Y eso también puede ser un piropo. Existía una creencia mayoritariamente aceptada de que la nueva entrega de la saga protagonizada por Vin Diesel era una precuela. Pero mira tú por dónde, nada de eso.

La historia continúa donde lo dejamos hace nueve años. Riddick es el rey de los necróferos y su placentera vida de excesos, lujos y banalidades le ha convertido en una bestia redomada. El comandante Vaako (Karl Urban), deseoso de ocupar el trono, le ofrece un trato: Riddick abandona el puesto y él le muestra el camino a Furya, su planeta de origen. Una traición inesperada obligará a nuestro oscuro héroe a recuperar sus costumbres de supervivencia en un planeta atestado de trampas mortales.

David Twohy, director de las tres entregas, repite prácticamente el esquema de ‘Pitch Black’ (2000). Un acto de soledad, otro de caza y un tercero de guerra en las sombras. Pese a la falta de originalidad en la propuesta, la película no se sale de lo esperable: acción, humor socarrón, bestialidades macarras y bichos asesinos acomodados en la penumbra. Entretenido programa audiovisual que no goza, ni de cerca, del presupuesto de la segunda parte. De hecho, los efectos especiales, pese a resultones, no dejan de ser muy de segunda línea. Algo que le sienta muy bien a la cinta, ya que obliga al director a cambiar el derroche de cromas y explosiones descomunales, por una acción intimista. Mucho más imaginativa.

Los seguidores de la saga encontrarán más puntos a favor que en contra en ‘Riddick’, que cuenta con una primera hora sensacional, con pocos diálogos y un protagonista acompañado por una adorable criatura a caballo entre un perro, una cebra y un wargo de ‘Juego de Tronos’. Buen carrusel de secundarios, con Jordi Mollà, Katee Sackhoff y el luchador Dave Bautista. Si nunca les llamó la atención la complicada vida de Riddick, no se esfuercen, no hay nada que les pueda hacer cambiar de opinión. Esto es el mejor cine de Serie B del año.

  • rash

    Deberían hacer un cross-over entre Riddick y Fast & Furious.
    Lo unico malo es culpa del listo que editara el trailer en el que revienta por completo el final de la trama de Jordi Mollá.
    Para dejarlo a solas en un planeta oscuro.