Las brujas de Zugarramurdi

El gran problema del universo son las mujeres. O no. Quiero decir. Que lo mismo el problema es que los hombres no sabemos entenderlas. Sí, eso: el gran problema del universo somos nosotros. Aunque. Claro. ¿Cómo es que nunca tenemos la respuesta correcta? ¿Existe? A ver si es que están jugando con nuestra mente, en plan jedis, y no nos enteramos. Ya saben, todo eso de «es que prefieres a tus amigos antes que a mí», o lo de «nunca haces lo que te pido». Tal vez tienen poderes y por eso estamos tan amarrados. Ahí. Calladitos. Hasta que te quejas y entonces, plof, el divorcio. Y ponte a pasar una pensión por el niño, que ya veras, ya. Tampoco vamos a negar que cuando nos ponemos tontos no hay quien nos aguante. Si es que en el sofá se está tan a gusto. Y es verdad que, a veces, escuchamos murmullos cuando nos hablan. Blablabla, pon la mesa, blablabla, ¿hiciste la compra?, blablabla, los platos sucios… Yo qué sé. Lo único seguro, seguro, es que con padres así hacemos pasar a los hijos por un infierno.

Dicho lo cual: ‘Las brujas de Zugarramurdi’. Pero qué jodidamente divertida es. El talento de Álex de la Iglesia para imaginar barbaridades bizarras alcanza cotas de genialidad gracias a un guión fantástico y a unos actores hechizados por el carisma de la mejor comedia negra. Hugo Silva y Mario Casas enganchan desde el primer minuto como los héroes de la salvación, un cristo descolorido y un soldado de ideas verdes. Carmen Maura y Terele Pávez brillan espectaculares como retorcidas brujas de la vieja escuela. Carolina Bang pone la chispa salvaje. Y el resto del reparto (Pepón Nieto, Secun de la Rosa, Carlos Areces, Santiago Segura, María Barranco, Manuel Tallafé, Alexandra Jiménez, Javier Manrique y -una ovación para él- Javier Botet, inconmensurable como criatura del desagüe) completan el complicado conjuro mágico con el que gozarán dos horas con todos sus minutos.

De la Iglesia deja unos cuantos guiños a clásicos de la aventura y el terror. Personal devoción para los paralelismos con ‘Los Goonies’ –el bar, los Fratelli, Sloth–. Además, si una película mezcla todo esto y encima funciona como una extraña parábola en pro de la custodia compartida, ¿no les llama la atención?

Actualización: imperdonable no haber mencionado a Jaime Ordóñez, actor que hasta la fecha casi conocíamos solo por ‘La hora de José Mota’ y que construye un personaje me-mo-ra-ble.

brujas

  • Iván

    Habrá que verla, pues (algún día te equivocarás y así podre dejar de valorar tus recomendaciones 😀 ).

    Tengo mis reservas con Hugo Silva y, especialmente, con Mario Casas, pero no creo que arruinen las mágicas excentricidades del maestro De la Iglesia.

    P.D.: Guion ya no lleva tilde, intenta cambiar el chip :S

    • JeCabrero

      Por suerte para los que nos cuesta aceptar esa norma, están admitidas las dos 🙂 Y sí, excéntrica un rato

  • nekane

    A ver,a ver… la peli extra divertida, cierto! pero la broma te hiela la risa, es misógina a tope!, las mujeres somos brujas histriónicas, pedantes y malvadas todas y las que no están buenas dan pánico y ellos buenos, muy buenos, un poco tontitos vale, pero pedazos de buenorros que nos sufren en todo… de por medio, un amdre que se convierte en bruja porque lo único que pretende es que el marido participe en la pensión… A Álex se le vé el plumero de rabia hacía su ex… y, con ello nos ha dejado FATAL.. no netiendo como Terele y la Maura no te han parado los pies, claro, tienen que comer y la Caro, claro comiendo de tu mano…no me esperaba eso de tí Álex!

    • JeCabrero

      Jajaja, la verdad es que un poquito sí que tienes razón. No sé, pero creo que hay que verla con la travesura que está hecha y no tomarse eso muy en serio.

  • Alex

    Coincido con tu crítica. Sólo quiero comentar que te has olvidado de jaime Ordóñez, un actor al que sólo conocía por los programas de José Mota y que ha sido un descubrimiento en esta descacharrante película.

    • JeCabrero

      ¡Pardiez! Qué despiste más imperdonable! Voy a ponerle solución

  • Jaime

    Estimado JeCabrero, te estoy muy agradecido tanto de la “actualización” que has hecho en tu muy acertada crítica como en el comentario que has hecho sobre mi trabajo calificándolo de “me-mo-ra-ble” que al llevar guiones intersílaba es más que memorable. También agradecer -y mucho- a Alex el recordatorio que te hizo de mi participación en la película, subsanando tu lapsus de memoria. Sin su comentario no hubiera podido disfrutar del generoso y contundente adjetivo con el que has valorado mi interpretación en “Las Brujas de Zugarramurdi”. Así que muchas gracias a ambos. Un saludo afectuoso.

    Jaime Ordóñez

    • JeCabrero

      Mu-chas-gra-cias-a-ti 🙂