Iron Man 3, la gota de Fairy y los tailandeses

Me encanta la expresión «es como una gota de Fairy». Tiene el poder de generar rápidamente una imagen certera en la cabeza del público: una sartén repleta de grasa que cae fulminada, como fichas de dominó, ante el atómico poder de una pequeña gota verde. Veamos algunos ejemplos: «olía tan mal, que cuando Fulanito entró en la discoteca fue como una gota de Fairy»; «dijo que no le gustaba Gran Hermano y fue como una gota de Fairy»; «confesó su odio al helado de natachoc y fue como una gota de Fairy»; o, mi favorita, «admitió que él terminaría con el paro en España y fue como una gota de Fairy». En fin, ya ven.

El estreno de ‘Iron Man 3’ es, a todas luces, una gota de Fairy para el resto de películas de la cartelera. Nada, la cinta de Shane Black ha sido –y está siendo– intratable, destapando la más que evidente estrategia de las distribuidoras de no estrenar en estas semanas prácticamente nada llamativo para el gran público. Hagan un repaso, visiten su cine de referencia y busquen alternativas a Disney… Complicado, ¿verdad?

No quiero quitar mérito al resto de películas, pero es un mes de mayo bastante anodino para lo que suele suponer en la taquilla total del año: ‘La gran boda’, ‘Combustión’, ‘Scary Movie 5’, ‘Ayer no termina nunca’, ‘Tierra Prometida’, ‘Un lugar donde refugiarse’, ‘Tomboy’, ‘Stoker’, ‘La Mula’, ‘Objetivo: La Casa Blanca’… Claro que ‘Iron Man 3’ ha sacado dinero para justificar la invención de las palomitas de aquí hasta el año 2098. La segunda película más taquillera de la historia, ahí es nada.

¿Y a qué viene todo este llanto, todo este pataleo sin sentido por la cartelera española? A que, una vez más, los fans más absolutos, los que estamos dispuestos a gastarnos el dinero sin rechistar, tenemos que esperar tres meses para ver ‘Star Trek: En la oscuridad’, cuando en EEUU se estrena el próximo 14 de mayo. Hala, ya lo he dicho. Malditos roedores.

Si se quieren echar unas risas a costa de Iron Man 3, pasen y vean este tráiler ‘suecado’ hecho por tailandeses. La leche:

  • rash

    La vida del aficionado a Star Trek ha sido dura en España desde el principio, una penita que ni el relumbroso Abrams lo ha podido remediar