Birdman, primera secuencia

Michael Keaton.

Y Alejandro González Iñárritu.

Y Riggan.

Y Birdman.

Todos ellos a la vez.

Flotan en el centro de la pantalla.

Primera secuencia, empieza el baile:

Los espejos que se reparten por todo el teatro son los únicos que no mienten, que no se mienten, que muestran lo que hay de manera certera y física, sin máscaras ni simbolismos ni creencias, los espejos no entienden de móviles ni de la mundana preocupación del hombre por recibir un retuiteo o un me gusta tras publicar una foto en la que la felicidad es incuestionable, aunque sea inexistente, porque todos somos presa del reconocimiento, de querer el reconocimiento, de sentirnos aceptados y triunfantes cuando nos subimos al escenario que hemos escogido para dejar una huella trascendente en los libros de historia, el escenario al que cada día subimos para ser ovacionados, cacareados, elevados a la más alta cúspide de la tendencia global, el escenario en el que nada es imposible y en el que la pregunta por el amor, ¿qué es el amor?, adquiere una relevancia absoluta, como cuando estás desayunando y una voz al otro lado de la pared susurra tu nombre para decirte que te quiere y entonces aprendes que no habrá nunca una ovación más grande, más profunda, que su beso o su abrazo o su sincera exigencia de nada, algo que hace que tu corazón palpite rápido, constante, como el jazz que tu, tum, tu, tum, tu, tumba el inmenso ego que exige que vuelvas al escenario a contarle al mundo que naciste con un talento sobrehumano, un talento mayor que el de los demás, un talento que merece la atención y el cariño de los despistados, un talento que te aterroriza que no sea apreciado, que sea criticado, que se ponga en duda tu sincera intención de trascender porque, ah, la sinceridad es importante (incluso el que critica desearía escribir su propia película), la sinceridad es la que te llevará a discernir qué es dinero y qué es éxito, qué es fama y qué es vocación, qué eres tú y qué es lo que muestra tu máscara, porque los espejos no mienten y querrás estar preparado para cuando el tipo que escribe te pregunte, en el último acto, qué es lo que esperabas de la vida y tú, entonces, puedas responder “saberme amado, sentirme amado en la tierra”, en la tierra, en la vida, en esa ilusión que es tiempo, que es teatro, que una secuencia que no se corta, que mantiene el tecleo al ri, rit-rit, ri, ri-ritmo del jazz, como este párrafo.

Yo también soy Birdman.

birdman-primera-secuencia

  • jac5v

    La pelicula es un coñazo de puta madre,macho……Supongo que solo los entendidos del cine la saben valorar…pero vamos que la recomiendo para aquellos con problemas de insomnio…..que pestiño !!!! soy pestiñoman!!!!

    • JeCabrero

      jajajaja, la verdad es que puedo entender que no guste, qué leches, es un tanto rara. Pero tu comentario me encanta…pestiñoman…jajajajaja ¡saludos!

  • Iván

    Muy original, Cabrero’s Big band 🙂

    A mí me ha gustado mucho. Delirante caos surrealista, miserias en carne viva; la vida como queremos verla, con todas las cosas importantes que en realidad no importan nada.

    No sé cómo será el doblaje, pero creo que merece la pena intentar verla en VO. Altamente oscarizable Keaton parodiándose a sí mismo; no tanto Emma Stone (le tengo tirria, pero está mejor que con Allen) y demasiado breve el siempre grande Norton.

    Espero con poca fe que se lleve por delante al fascinante pero anodino experimento de Linklater (ganas de ver tu quiniela para comparar variantes).

    Feliz año, un gusto volver a leerte.

    • JeCabrero

      Pues sí, lo de Keaton es brutal. Feliz año, Iván, guste leerte por aquí ^^