A los que conocimos a Miyamoto

Link despertó a medianoche, zarandeado por las suplicas de una princesa encerrada en las mazmorras del castillo. Al abrir los ojos, encontró en un cofre la lámpara con la que podría abrirse paso a través de los pasadizos secretos que se escondían bajo un seto del jardín imperial. Mientras tanto, Mario saltaba con insistencia sobre el caparazón de Bowser, engrandecido por el poder de las setas, después de recorrer a lomos de Yoshi la última tubería del reino. Donkey Kong, cansado de lanzar barriles, lucha contra un enorme cocodrilo de dientes afilados, y Fox McCloud, escoltado por Falco Lombardi, navega por el espacio para cumplir su misión: destruir a Andross.

El mando de la Super Nintendo tenía cuatro botones de colores, una cruceta y dos gatillos en la parte superior. Bastaba con pulsar ‘start’ para empezar una aventura que rompía con las reglas establecidas: tú eras el nuevo héroe. Como el Bastian que se imaginaba Atreyu, Shigeru Miyamoto consiguió transformar sus píxeles de 8 y 16 bits en portales de la imaginación. Ahora, en un mundo dominado por la tecnología, el debate se acepta: ¿son los videojuegos un arte? Antes, hace quince o veinte años, era impensable, una barbaridad, una muestra supina de ignorancia y una ostentación de catetismo. “Marcianitos y disparitos”, decían, y nosotros, una legión en ciernes, aguantábamos.

Que Shigeru Miyamoto, padre de ‘Super Mario’, ‘Zelda’, ‘Donkey Kong’ o ‘Star Fox’, y, más aún, inspirador del videojuego moderno, haya ganado el premio Príncipe de Asturias de la Comunicación me apasiona. Y yo, nosotros, aquellos engendros frikis que fuimos tachados y silenciados por una masa que ‘sabía’ que los jueguecitos eran burdos entretenimientos, nos damos el gusto de expulsar todo el aire que contuvimos durante años: “Os lo advertimos”.

Tal vez, con otra década de por medio, los libros de texto hablarán de los que conocimos a Miyamoto, de los que disfrutamos de los clásicos del videojuego en todo su esplendor. Hablaremos de Link, Mario y compañía como el que se emociona al recordar su primer visionado de ‘Tiempos Modernos’, ‘Blade Runner’ o ‘Indiana Jones’. Hablaremos de Arte.

  • Fué mi pareja, hace unos meses quien me recomendó leerte. Yo me mostraba receloso, sin el “re”. ¡Parecía que ella te amaba!
    Llevo leyendote unos meses y ahora lo entiendo todo: yo también te amo.

  • JECabrero

    @Moli: En este momento le hago entrega del título de mejor comentario publicado en este blog xD ¡Y yo os amo a los dos! ^^